martes, 8 de diciembre de 2009

La Taberna de la Luna (II)




¿ROJO EFEBO…?

¡NI SARASA, NI ROJO, NI MANCEBO!
En mil años que tengo de bagaje,
¡nunca nadie me dio tan vil brebaje
prescribiendo descanso o un placebo!.

Los Señores que habitan el erebo
a las brujas trabajan como eraje;
les inculcan total libertinaje
tras lo cual, yo las uso y luego, bebo.

Así pues, mi querida Mim: “brujita”
no te engañes; no soy un caballero.
Quiero amar, pero mi alma está maldita…

(porque fui moldeado con acero)
La tortura que sufro es exquisita
y me empuja a letal despeñadero.

Cole ©




Bienvenida a este bosque
mi querida Elfa Arwen,
son tu sonrisa y denuedo
los que alegran estos lares,
con tus puyas complacientes
con tu estilo y tu donaire,
feliz me encuentro contigo
linda “ estrella de la tarde”.

Phoeby ©





¿Como osas demonio purulento?
si te piensas que así me amedrentas,
sólo has hecho crecer mi aburrimiento
con tus verbas mi ego acrecientas.

¡Dios te guarde estimado anticristo!
que perdone el señor vuestros pecados.
Seré yo quien dé fin a tu destino
y veré esos dos cuernos afeitados.

Tú orlaste mi nombre de "elfa" regia,
lo cambiaste sin temor a reina golfa.
¿Amigo mío si te pica la entrepierna?
sabes que hacer..., no le busques más demora.

¡¡¡abandona esta lucha sempiterna!!!
soy la luz de este mágico camino,
¡¡¡ríndete ante mí, pequeño averna!!!
sólo eres un canalla muy maligno.

¡¡¡UUUUUUUUUfffffff!!!
reconozco que el granuja es hechizante,
la maldad que derrocha me enloquece,
mas no voy a faltar a mi promesa
y en el bosque lo caneo si se mueveeee....

ArWeN ©





CONCILIÁBULO INFERNAL EN LA TABERNA

- ¡BALTASORRR! ¡Camarrrada! ¿Trrras quién andas?
- ¡Salve!, Ra’S. Tras la “meiga” vampiresa.
¡Esa, allí! La vestida de frambuesa,
disfrutando con todos cuchipandas.

¡Mira cómo domina las zarandas!:
en sus manos rezuma la belesa
cautivando millares a su mesa…
- ¡¡BALTASORRR! ¡Que te pierrrdes en volandas!

¿Qué tal ArrrWen? Alaban su belleza.
- No está mal, aunque tiene mucha espina.
Cortejarla sería una bruteza.

Te la dejo. No pierdas la cabeza…
Pero Phoeby y su jerga cantarina
¡Maldición! Es mi punto de flaqueza.

Cole ©




Mire usté lo que le mediumneo, mister demonio... Estooo...


Decís, tocayo en maldades
que sois demonio milenario?
pues yo embrujaría que…
¡Ties pinta de centenario!

Controla esos fogonazos
que lanza tu lengua roja
guárdalos para aquelarres
cuando dancemos sin toga

Muestra allí tus malas artes
y tu “dureza de acero” (ji ji ji)
tu poderío en pasiones
y arrástranos al infierno


Andaaa... ¡A ver si te atreves...! (Ahora nos saldrá con que sí que es un caballero ¡Me lo veo venir! ji ji ji)

Mim ©

Allá en la madrugá...





Cual mar embravecido, se enfurecen
dos demonios metidos en conversa;
esa charla parece muy perversa
pues sus rostros a instantes enrojecen.

Está Phoeby ajena a lo que cuecen…
ya que ella en su labor prosigue inmersa,
prepara unos conjuros de piel tersa
que con filtros de nata le embellecen.

Se percibe un jaleo en la taberna
ya que pronto es la noche de aquelarre;
toda bruja se arregla muy moderna

para encantar al mago que le narre
un poema de amor, en su caverna,
y ni una sola letra… despilfarre.


Phoeby ©




Con las brujas y los magos
ya se anima la taberna;
poco a poco comparecen
cargaditos de poemas.

Pero a mi me ruboriza
el que está junto a mi mesa,
pues no aparta su mirada
de mi humilde… cabellera.

Phoeby ©


Son vuestros ojos profundos
la causa de mis anhelos,
y vuestra sonrisa franca
la que enciende mi brasero;
mas sin embargo os aviso
que por un encantamiento
en noches de luna llena
yo en vampira me convierto;
me entran unos calores
para encender esos fuegos
con las maderas de olor
que se encuentran en los sueños.
No sé si sois un demonio
o se trata de un bohemio;
lo que no me cabe duda:
“de las letras…sois maestro”.

Phoeby ©





Tres fuertes golpes en los portones de la Taberna de la Luna,
anunciaron a nada menos que a Don Juan Tenorio.

Se paro en la entrada, declamando :



A las montañas subí
a las cabañas bajé
y en todas partes dejé
triste recuerdo de mí...

Don Pencho muy asustado,
se sujeto al mostrador
las medias verdes cayeron
y le subió un gran calor

Pensó ya muy afligido -
Que será de mis doncellas? -
Esas ninfas que yo albergo
y que son mi buena estrella...

LEulogia ©




Peligroso es rogarle al demonio el gris averno.
De dolores, de muerte, es lugar de inútil llanto;
ni arbolado, ni verde; produce sólo acanto.
Son tinieblas; es cárcel, y un crudo y frío invierno.

¡No le pidas a Cole os arrastre al mal eterno,
entre parcas, Caronte, una cueva a cal y canto!
En lugar de quereres tendréis un cruel quebranto.
Con terribles horrores se mora en el infierno.

Mas si puedo inculcarte pasiones con mi verba,
danzaré con tambores, y magia y seducción.
De las brujas y el duende el calor no me exacerba.

Y si el bosque responde con más coalición,
sentaré en el alcorce a fumar mi grácil hierba,
pues no hay prisa si bebes la miel de la amación.

Cole ©




¡Relimoncejos! Esto es ¡Solemne!
Emocionáico del tó me tenéis, ante semejante derroche de tan bellos conjuros poéticos y cuentos mágicamente enduendados.

Tapa de jamón y chato vino, gratis, pa tos ¡Invita el Pencho!

Aaay... Si yo os contara... Parece que no han pasado los siglos. Brujas, Duendes, Bardos, Hadas y Hechiceros, Cazadoras y Guerreras, Marinos, Tenorios... Hasta Musas del Olimpo...



En La Taberna estuvieron
a la bodega bajaron
y en cada rincón dejaron
recuerdos dicharacheros


Aaay... Si yo os contara... Parece que no han pa... ¡Fivitaaa...! ¿Qué te pasaaaaaa...? ¿Qué son esas dos puntitas rojas que te asoman por tó lo arto de la cabeza? Y ¿Porqué estás tan colorá? ¿Qué has hecho?

Compañero de duenderías, Pepe, si Don José levantara la cabeza, seguro que se venía p'acá en su Temido Bergantín, y se unía a nosotros, bourbones en mano a todo vaso jejeje

¡Pardiez, que sois atrevida, mi duendecilla Leu! Yno t'apures tú por ná que yo no temo a ese malandrín de Don Juan Tenorio, es un...



¡Insensato! Vive Dios
y de no ser como hermano
a palos, como a un villano
le rompería el cabezón


Lo de las medias, fue un descuido, Leu ¡Picaronaaa...!

Pequenita, asercaté a mi vera, y dime...



¿No es verdad Peque de amor
que en esta apartada orilla
las brujas te hacen cosquillas
y las quieres más mejor?
¿Y qué has de hacer ¡Ay de ti!
sino caer en sus lazos
o el corazón en pedazos
te irán robando de aquí?


Déjate de líos, Pequenita, que tú no sabes lo malísimamente malas, que son...

¿Otra ronda? ¡Hip! Pero qué güenísimo que está este vino... ¡Hip!

Pencho el Duende ©

Allá en la Taberna...




Mister Cole, por sus avernos... Que tengo la taberna recién enlimoná y los barrilicos del vino arden con ná... Haga usté er favó, Su Alteza Real Sumarísimo, Grande de toicas las lumbres más poderosas ¿No podrían ustedes vosotros, ponerse de conversación ahí, en el descampáo ese de enfrente?
Mmm... ¡Qué Demonios! Siga, siga, Mister Cole, que esto tié mú güena pinta... Ahí está... Con un par... ¡Que no se diga...! ¿Qué se han creído estas brujillas de pacotilla? Sssssss... Mire usté, a mí me tienen, pa tomar un camino. ¡Es que no puedo con ellas! Qué se le va a hacer...)

Pencho el Duende ©

Allá en La Taberna...




¿Serás insolente y osado...? Pos no que casi me estás metiendo hasta miedo… Pero ¡Quiá! Atemorizamientos chantajeantes a mí ¡Ja!Pos anda que no he estado yo veces en los avernos con Sati… Estooo… quería decir, Satán. Claro que, siempre íbamos a la Infisuite, al Caldero Ardiente y al Chuscarreiro Carneiro, pero ahora que lo pienso, nunca me llevó al ala oeste ¿Por qué será?


Lo de danzar con tambores,
y magia, y seducción
como que tié cierta pinta
de conjuro coquetón

Exacerbarte, podemos
con astucia de escorpión
cual Quimeras monstruosas
y sutíl camaleón

No fío en vos, diablillo
algo tramas, bravucón
no embaucarás a las brujas
con la miel de tu amación

El augurio de un conjuro
te predice perdición
vas a ser p’a nuestras garras
un juguete eroticón


Bruuujaaas… ¿Estáis oyendo semejante provocación demoníaca ¡Remurciélagos!? ¿Preparadas? ¿Listas? ¡A por él!

¡Ejem! Y peleas malignas, aparte, no tengo más remedio, Mister Cole, que rendirle honores brujos, postrando mi gorro y mi escoba a los pies de sus letras, de su ingenio y de su poderío dulcemente infernal con las letras

¡En er mundo!


Venga, y ahora vamos a lo que vamos... ¡Al ataqueee...!

Mim ©

Allá en la madrugá...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada