domingo, 22 de noviembre de 2009

La Taberna de la Luna (I)




LA TABERNA DE LA LUNA
(Llega Cole)

Esta guerra entre bruja y hechicero
con su diálogo siempre colorido
es ofensa al infierno, y ha podido
despertar al temible Cancerbero.

Un tormento perverso y venidero
obtendrá de este bosque un mal plañido,
de unas musas y un lírico escondido
en tabernas ocultas y el postrero.

¡Hay de mí! Baltasor, príncipe regio.
No dejéis, por favor, esta diablura
sin respuesta, quizás, ¿con un poema?

Vuestras letras son todo un privilegio.
Contestadme os lo ruego con premura,
que me asfixio y el cuerpo ya me quema…

Cole ©





Hoy un príncipe ha llegado
a nuestra humilde taberna;
trae consigo un soneto
para quitarnos las penas.

Yo le doy la bienvenida
( mis reverencias “su alteza”)
es un placer encontrarle
tan próximo de mi mesa.
Ha usted venido a un lugar
donde las brujas y meigas
preparan arduos conjuros
a fin de encender hogueras,
alrededor de las cuales
sus baladas interpretan;
y le cantan a la luna
y también a las estrellas
para que traigan los magos
sus más alegres poemas.

-¡¡¡Sirve Pencho el mejor vino!!!
( el que guardas en bodega)
A mi me pones un agua
ya que tu vino me enerva

Que quiero escuchar al príncipe
pues trae un fuego…que quema

Phoeby ©




¡Hola “ArWen”, LEulogia y también Peque!
¿Sabes elfa el por qué me llamo Cole?
Porque son mis pecados larga prole.
Es osado mostrarte sin tembleque.

Son LEulogia y “Chiquita” duro espeque;
vuestras letras no aguantan farsa o tole.
Ruego a Dios, mis impulsos ya controle
cuando lance con saña mi albareque.

Algo vibra en mi alma con tu nombre;
¿Eres Phoeby un hada o una bruja?
Es por ti que, quizás, el bosque alfombre.

No paréis; contestad a este granuja.
Sólo soy un demonio, un gentil hombre…
¡Qué magnífica vista se dibuja!

Cole ©




Como “Elfa” soy osada;
y a demonio alguno temo.
No es mi estilo “el temblequeo”
ni mi rutina es el miedo.
¡Alfombrad ya el camino!
¡Pencho amigo, saca el vino!
Entró el “trasno” en el “bareto”
con cara de tengo miedo.
Sois osado si creíais
que a vos me confiaría,
mas querido Cole, escucha:
¡Yo soy “Elfa”! no una bruja!
Si bien me van tus enredos,
artimañas de diablos,
te arrojé un astuto anzuelo
y te pasaste de incauto.
Presumes de muy candente;
a todas les metes miedo
gritando a los cuatro vientos
¡Yo soy Cole, soy el malvado!,
pero a mí no me convence
perro que muerdes no ladras
cuidado las ingenuas magas
que el demonio... esta de MUERTE…

ArWeN ©




Cuánto ser fantástico congregado en la Taberna, y yo reordenando las telarañas, allende de las profundidades de la bodega...

Bienvenidos, amigos, pasen, pasen p'a dentro, acomódense y sigan con sus embrujados cantares, mientras les sirvo una ronda de Levanta-ánimos romántico-inspirante con unas gotitas de zumo mágico de limón, para homenajear a tan gentil clientela ¡Invita la casa!

Pencho, Duende de los Limoneros ©

Allá en la taberna...




PEEENCHOOO... Qué alegría más bruja... ¡A mis brazos, zagalico!

-Miiimmm... Qué requetegustazo de verte, pero... ¡No! A tus brazos, no, que tiés mú mal abrazo, jamía.

- Puafff... Tan flojo como siempre... Tenga usté amigos duendes p'a esto...
A ver esa convidá, Pencho, doble p'a servidora, y vamos a brindar por nuestros dos nuevos amigos, Arwen la osada e intrépida superdiver Elfa, y Cole, ese diablillo travieso que nos está incendiando el bosque de pasiones desatadas.

¡Chin, chin! Arriba, abajo, al centro, y... ¡P'a dentro!

Requetebienvenidos a Amor Brujo, Arwen y Cole.

Mim ©

Allá en la madrugá...





¡OYE PENCHO! ¡Quizás debas calmarme!
¡De las hadas y brujas ya estoy harto!
Una de ellas murió de cruel infarto
cuando quise besarla al presentarme.

Y la “golfa”, por mí, que no se alarme,
pues mi ego es tan duro como esparto.
Cuando ladran los perros no me aparto
pues yo soy, de los mismos, el gendarme.

Reconozco que pica la entrepierna
cuando lanza sus puyas a mi oído.
Pero entonces, ¡LEVANTO A LA GALERNA!

( Es mi esencia que lanza un alarido )
Por doquier veo lucha sempiterna.
¿ Sabes Pencho ?, me siento envejecido…

Cole ©




Ji, ji, ji... Ay, Cole, está prohibido limpiar La Taberna. Desaparecerían los sentires coquetones que pululan por allí, en busca de jueguecitos eroticones, complicidades endemoniadamente poéticas y algún que otro achuchón emotivo-romántico-sesuá, que tan cálidamente engalanan la susodicha.
¿Y qué sería de Dª Araña Patraña, sin su labor telarañera?

¡Qué diabluras dice usté, mi arma!

Mim ©

Allá en la madrugá



Ligero aroma de azufre
se huele por la taberna
presiento ardores fogosos
¡Y apagada está la hoguera!

Mis sentires me previenen
de espíritu de jolgorio
y grito ¡Remurciélagos!
ése es Cole, el demonio

Y me dice el mediumneo
que aparte de ser demonio
es gentil y caballero
y tiene alma de Tenorio

Alegre y dicharachera
corro a encender el fuego
y celebrar aquelarre
en honor del rojo efebo

Mim ©

Allá en la madrugá...




Es usted Señor Cole un lindo encanto,
sea ente de carne, o sea de amonio;
yo no busco en el bosque ningún santo,
( sólo un mago pedí a San Antonio).

Su presencia me causa un gran quebranto
de eso todos aquí, dan testimonio;
cuando a otras usted produce espanto
para mi usted es Cole “el gran demonio”.

Pregunta si soy bruja o si soy hada,
tengo alma de meiga vampiresa
( su sonrisa me tiene cautivada)

de su fuego ya salta una pavesa.
Tentador: una existencia alfombrada
y acabar con corona de diablesa.

Phoeby ©




¡Pencho! ¡Pencho! amigo mío, permitíd mi atrevimiento
ante tal algarabía, necesito de un momento,
espero que exima mis saltos, he de alzarme afluyendo,
pues entre tantas personas hoy estoy compareciendo.
Necesito dar las gracias con sincero sentimiento;
A la Mim que es la fundadora y guardiana en este evento,
es la reina de este bosque, a todos nos pone contentos
con su escoba, su donaire y como no, con ese esmero.
A la pequeñita le digo que tiene arte y salero
que no busque de conjuros que lo lleva bien impreso.
Y a la Phoeby qué decirle..., ¡¡que es de armas Mesonero!!
es la rompecorazones de este bosque y de este cuento.
No conozco a la LEulogia, más me gusta el lucimiento,
maneja dócil las letras, demuestra el conocimiento.
que decir de la damita si evidencia hermanamiento,
recordando el aquelarre que promete suculento.
De Cole no comento nada, “ese” me lo reservo.....
lo iré poco a poco estudiando, de él no me fío un pelo.
¿Qué puedo deciros de mí? si ya me estáis conociendo,
elfa con fama de osada, divertida sin sosiego,
tengo fama con las puyas, encantadora, sin miedo.
¡¡Ay quién a mi hoy se enfrente!!..¡¡ay de quién haga el intento!!
se batirá entre estas manos, con saña y ofuscamiento.

ArWeN ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada